Marinera y pintona, Cádiz es una de las ciudades más antiguas de Europa. Su emplazamiento y su historia hacen de ella, además, una de la más originales de la península. En junio de 2015 fuimos a pasar un sábado y, antes de irnos, ya teníamos ganas de volver.

IMG_20150613_154743

  • ¿Dónde? Cádiz es la capital de la provincia más meridional de Andalucía. Está situada en un tómbolo en la Bahía de Cádiz y, por tanto, completamente rodeada por el mar excepto por una larga banda de arena (con una carretera encima, claro) que la une a San Fernando. Además, un puente cruza la bahía uniéndola a Puerto Real.
  • ¿Cuándo? Yo diría que es una ciudad para todo el año, aunque el momento perfecto para visitarla depende de lo que busques. El verano puede ser muy caluroso, pero es ideal para disfrutar de sus playas. Febrero trae consigo la locura de los carnavales, los más conocidos de España junto con los de Tenerife. La primavera y el otoño (e incluso el invierno…) son suaves y agradables, con muchos días de sol. El “problema” de Cádiz es el viento de levante, que sopla con frecuencia y vuelve complicado disfrutar del mar.
  • ¿Cómo? A menos que quieras hacer una rutita por la costa, el coche sobra en Cádiz, mejor llegar en tren. Si decides ir en coche, déjalo en un parking (o, si tienes suerte, en la calle) en cuanto puedas y patea.
  • ¿Cuánto? No es una ciudad grande, por lo que en un día puedes ver lo fundamental. Si dispones de más tiempo, te diría que es ideal para una escapada de fin de semana, porque parece que tiene “rollito” por la noche. En cuanto a los precios, comer no es caro, sobre todo si vas de tapas, pero los hoteles del centro histórico sí tienen unos precios bastante altos. Los de la playa de la Victoria resultan más económicos, pero la zona tiene menos encanto.
  • ¿Quién? Si te gustan las ciudades marineras, vivas y con un puntito decadente, te fascinará Cádiz. Si te va el cashondeo, te lo pasarás en grande. Si, además, te gusta el atún, querrás quedarte a vivir allí.

Vamos con lo que hay que ver (pincha en el mapa para ampliarlo):

Cádiz

Lo mejor de Cádiz es pasearla, la mayoría de sitios que aparecen marcados en el mapa son para verlos por fuera, para disfrutar del increíble entorno en el que fueron construidos. Si comenzamos el paseo por la Puerta de Tierra, IMG_20150614_131353veremos lo que fue la muralla de entrada a la ciudad. Caminando hacia el Campo del Sur os encontraréis con los restos del Teatro Romano y, más adelante, con la que para mí es la vista más curiosa de la ciudad (la de la foto que encabeza el post), por un momento uno cree estar en el malecón de La Habana (y, de hecho, como tal se ha usado en varias películas). Ya cantaba Carlos Cano que La Habana es Cádiz con más negritos/ Cádiz es La Habana con más salero.

Los dos castillos de Cádiz, el de San Sebastián y el de Santa Catalina, enmarcan la playa de La Caleta con el blanquísimo y precioso Balneario de La Palma. La Caleta, popular y bulliciosa, es la playa del casco antiguo, llena de bañistas y de barcas de pescadores.

IMG_20150613_205712 IMG_20150613_210252

Merece la pena entrar en el castillo de Santa Catalina, las vistas son muy chulas y el interior se encuentra restaurado para que podamos IMG_20150615_095724hacernos una idea de cómo era. Yo diría que si vais con niños el éxito está asegurado 😉 El patio central (en la foto de la izquierda) es bien bonito y, de nuevo, provoca una sensación de extrañeza: casi parece que estemos en una hacienda colonial.

El Parque Genovés, justo al lado del Parador de Turismo (que tiene tanta pintaza que algún día habrá que romper el cerdito y darse el gusto de una noche), merece un paseíto y, de nuevo, asegura el éxito si se va con niños: grutas, cascadas, miradores, patos… vamos, que hay de todo. Como en botica 😉

A nosotros no nos dio tiempo a entrar en el Museo, pero, al parecer, tiene una más que interesante colección de restos fenicios y romanos de los muchos yacimientos de la provincia (Baelo Claudia, Medina Sidonia, Sancti Petri, o la propia Gades). Si bajáis por el Puerto, llegaréis a la plaza de San Juan de Dios, donde se encuentra el Ayuntamiento y, cogiendo la calle Pelota, os encontraréis de frente con la IMG_20150613_150437Catedral de Cádiz. Una de las más singulares de Europa, de nuevo nos trae recuerdos de La Habana. Los días de fiesta, la zona se llena de terracitas, cantantes callejeros y gente tomando el vermú. Nosotros somos mucho de respetar este tipo de costumbres, así que nos apuntamos al plan 😉

Pasear por las calles del casco histórico es un gustazo y a cada paso aparecen lugares como el Oratorio de San Felipe Neri, donde se firmó la Constitución de 1812; la Torre Tavira, con su cámara oscura que ofrece vistas de 360º de la ciudad; o el Gran Teatro Falla, un curioso edificio neomudéjar. Las calles y placitas son alegres, con susIMG_20150613_204312 ventanales y terrazas… y, sí, sus torres. En el siglo XVIII no había comerciante en Cádiz que no tuviera una en su casa desde la que controlar el trajín de barcos y mercancías que llegaban de América. Aún se conservan más de 120 (aunque el trasiego de barcos tiene pinta de ser menor).

En la plaza de la Libertad, aparece el Mercado Central, que, además de seguir funcionando como mercado de abastos, ofrece un rincón gastronómico donde se come de miedo. Los soportales albergan un montón de puestos en los que se puede comer casi de todo a buen precio: sushi, frituras, hamburguesas, guisos, quesos, crepes… y, claro está, atún y carne de retinto de Cádiz. Además, las cervezas son baratas y, al menos en fin de semana, hay ambientazo. Lo dicho: como La Habana, pero con más salero.

IMG_20150615_095524

Dormir y comer:

  • Nosotros fuimos y volvimos en un día desde Sevilla, pero entramos a echar un vistazo y el Parador de Cádiz nos pareció espectacular. Eso sí, baratico, lo que se dice baratico, nos da que no es. Buena situación y vistas también tiene el Hotel La Catedral. Y el Hotel Argantonio pinta muy mono.
  • Hay mil sitios para comer en Cádiz, pero nosotros sólo podemos aconsejaros los puestos del Mercado de Abastos, porque entramos a tomar una, pero estaba todo tan rico y había tan buen ambiente que ya nos quedamos a comer allí. No os perdáis el puesto del atún y las hamburguesas a la plancha. Recomendables también las tortillitas de camarones y los crepes.

¿Habéis estado en Cádiz? ¿Os parece que falta o sobra algo? ¡Contádnoslo en los comentarios!

Anuncios