Dimos con este pueblo portugués casi por casualidad y entró directo en nuestro top ten de descubrimientos viajeros: esas joyitas ocultas a muchas guías de viaje y con las que uno a veces se encuentra de chiripa. Antiguo pueblo de pescadores reconvertido en meca del surf, Ericeira es tan portuguesa que, si no existiera, habría que inventarla.

IMG_20150917_122206

Vamos con algunos detalles prácticos:

  • ¿Dónde? Ericeira está en la costa de Portugal, a poco más de media hora al norte de Lisboa, justo encima del Parque Natural de Sintra-Cascais. Es un encantador pueblo marinero que, además, cuenta con 8 km de playas para todos los gustos: no en vano es la primera reserva de surf de Europa.
  • ¿Cuándo? Por lo visto, en pleno verano se llena y los precios suben, pero nosotros fuimos a finales de junio y se estaba de lujo. Pudimos disfrutar de la playa (aunque el agua estaba aún congelada) y del pueblo con ambiente pero sin agobios. Septiembre también tiene pinta de ser una época muy buena para ir. Y el resto del año nos la imaginamos como el sitio perfecto para un finde de desconexión, pero siempre con buen rollito, en parte gracias a los perennes surfistas.
  • ¿Cómo? Se llega muy bien en coche y, además, permite combinar Ericeira con otros pueblos como Mafra y su Palacio Nacional, Sintra con sus palacios y paisajes, la diminuta y preciosa Azenhas do Mar, Cascais, Peniche, o, claro está, Lisboa. No obstante, una vez en Ericeira, el coche sobra y puede incluso ser difícil de aparcar. Desde Lisboa llegan los autobuses de la compañía Mafrense.
  • ¿Cuánto? Un fin de semana es el tiempo ideal para ver Ericeira y disfrutarla con cierta calma, aunque también puede ser una excursión de un día desde Lisboa o un destino para una semana (o un mes, o una vida…) de vacaciones. A nosotros nos pareció muy barata para comer y tiene alojamientos de todos los precios.
  • ¿Quién? Si te gustan los pueblos de playa, te gustará Ericeira. Si, además, te va el surf y ponerte morado a pescado recién cogido, le jurarás amor eterno. Si te horrorizaron las moles de apartamentos y la locura del Algarve, dale una oportunidad 😉

IMG_20150917_121915 IMG_20150917_120332

Qué ver y qué hacer en Ericeira:

Veréis que no he puesto mapa, porque, en realidad, no os va a hacer demasiada falta en Ericeira… Lo mejor es empezar con un buen desayuno portugués en la Praça da Republica y patear el centro del pueblo, plagado de casitas blancas y azules, muy pintoresco y casi todo peatonal.

IMG_20150917_122305  IMG_20150917_121801

Toca elegir playa en la que echar el resto de la mañana. Para hacerlo más fácil, hay un bonito paseo bordeando los acantilados y las distintas playas a las que se puede acceder a pie desde el pueblo (algunas quedan un poco alejadas del centro, pero, si no se quiere caminar tanto, se puede acceder en coche). De sur a norte: Praia do Sul o da Baleia; Furnas (los pedregosos acantilados, muy fotogénicos); Praia dos Pescadores; Praia do Algodio o Praia do Norte; Praia de Sao Sebastiao; Praia do Matadouro; Praia da Empa; Praia da Orelheira; Praia de Ribeira d’Ilhas… vamos, que hay para escoger 😉

Cada una tiene sus características, eso sí. La favorita de los lugareños es la Praia do Sul o da Baleia, donde, desde el siglo XIX, iban a bañarse los visitantes más ilustres de la ciudad. Es lIMG_20150917_120105arga y estrecha y tiene una piscina natural muy chula formada por las rocas. La privilegiada  terraza del hotel Vila Galé se encuentra justo en los acantilados. La Praia dos Pescadores (en la foto de la izquierda) queda en la parte central del pueblo, en el mismo puerto, y está llena de familias, quizá por ser la más recogida y segura. La Praia do Algodio o do Norte es más amplia y tranquila, pero también más peligrosa (o más entretenida, según se mire) al quedar abierta al Atlántico. Uséase, IMG_20150917_123107que, como veis en la foto de la derecha, aquí las olas ya tienen cierta entidad… 😉

Si seguimos nuestro paseo, llegamos a una zona más residencial y empezamos a encontrarnos con playas más surferas como Sao Sebastiao, Matadouro y, por supuesto, la meca europea del surf: Ribeira d’Ilhas. Intercaladas, también hay playas casi vírgenes, de acceso más difícil, como la da Empa o la da Orelheira.

IMG_20150917_115728

Cuando caiga la tarde, aseguraos de coger buen sitio para ver la puesta de sol, porque en Ericeira es ESPECTACULAR. Si sois de los que gustan de disfrutarla tomando algo, la IMG_20150917_123340Cervejaria El Rei tiene una mini terraza al borde del paseo, sobre los acantilados y la Praia dos Pescadores, que vale su peso en oro.

De noche, al menos en fin de semana, las calles del centro suelen estar muy animadas y es un gustazo salir a cenar y a tomar algo después de un día de playeo. Hay restaurantes, cafés, bares y pubs para que todos se pongan las botas y partan la night a gusto, pero más abajo tienes la crème de la crème: nuestras recomendaciones 😉

Ah, si tenéis tiempo, a unos 20 km de Ericeira tenéis una de las aldeas más bonitas y curiosonas de Portugal: Azenhas do Mar. Con sus casas blancas encaramadas en el acantilado y toda la pesca. Merece la pena acercarse e incluso darse un baño en su chulísima piscina natural construida entre las rocas.

IMG_20150917_122902 IMG_20150917_122718

Dónde dormir: 

  • Casa das Aguarelas: como diría Manolito Gafotas, uno de IMG_20150917_120444nuestros hoteles favoritos del mundo mundial, 100% recomendable. Ocupa una casa típica en el centro del pueblo y está decorado con mucho gusto, las habitaciones son preciosas y muy grandes. Además, el chico que lo lleva, Bruno, es muy amable y siempre dispuesto a darte buenos consejos. Muchas de las habitaciones tienen un pequeño saloncito con cocina y, aquí viene lo bueno, preciosas vistas al mar. Pero, para muestra, un fotón 😉

IMG_20150917_122536 IMG_20150917_122408

Dónde comer (y beber!):

  • Tasquinha do Joy: en Largo das Ribas, justo encima de la IMG_20150917_115857Praia dos Pescadores. Cocina típica portuguesa a buen precio, las gambas al ajillo y el bacalhau na telha (en la foto de la derecha) buenísimos.
  • Restaurante Tik-Tak: en Rua 5 de Outubro, una de las principales calles peatonales del centro. El que más nos gustó: comida muy rica, decoración bonita, buen ambiente. El arroz con pulpo estaba espectacular y el bife de ternera muy tierno y sabroso.
  • Cafe Central: en la Praça da Republica, con terracita agradable para desayunarse un café con unos pastéis de Bélem (o merendarlos, o tomarlos de postre, o comprarlos para el camino… la cuestión es que no debería estar permitido ir a Portugal y no ponerse butrino a pastéis de Bélem).
  • Sunset Bamboo Bar: en una callecita que da a la Praça da Republica, buenos cócteles y decoración chula.
  • Cervejaria El Rei: en la calle Capitao Joao Lopes (es el paseo que bordea las furnas, no tiene pérdida). La terraza tiene unas vistas increíbles al mar, ideal para tomar algo durante la puesta de sol. Justo acabo de ver que ha cerrado, pero imagino que habrán abierto otro bar en su lugar: por favor, ¡el primero que vaya que nos lo cuente!

En fin, ya lo decían Siniestro Total: ¡menos mal que nos queda Portugal! 

Anuncios